¿Ha muerto la blogosfera?

“No estaba muerto, estaba de parranda”

Que nadie me malentienda: la blogosfera sigue viva y con gente muy activa. El problema es que tengo la sensación de que mi contribución a la blogosfera ha fallecido.

Actualizando el blog

No es algo que sólo me afecte a mí. Internet está lleno de artículos como este: gente que empieza un blog con ilusión, escribe varios posts a la semana (bueno, yo ni eso) y que, al final, acaba abandonando el blog como quien abandona a un perrillo en la carretera (Él nunca lo haría).

Entonces, ¿echamos el cierre? ¡NORL! Este blog seguirá vivo, pero con cambios.

Un lugar para cada cosa

Twitter, Facebook, Linkedin,… está claro que el futuro de Internet pasa por las redes sociales. Tras una reflexión, he llegado a las siguientes conclusiones:

– Facebook: es para los amigos (¡Duh!). Parece que digo una perogrullada, pero es así.

– Linkedin: es para los contactos profesionales (Double-¡Duh!). Otra perogrullada.

– Twitter: mucha gente se queja de la volatilidad de Twitter y de que su intenso ritmo no permite la reflexión. Si bien es cierto, yo creo que Twitter es una herramienta con un potencial brutal. Pensemos en lo siguiente: en Twitter tenemos médicos, enfermeros, pacientes, expertos, economistas, científicos,… un pool neuronal gigantesco al que sólo le hace falta un empujón en la dirección correcta para ponerlo en marcha.

– Los blogs: para mí, ha pasado de ser el lugar de las conversaciones, el cual se lo lleva Twitter de calle, a ser el repositorio de la información. Esa va a ser la función de mi blog a partir de ahora.

Neuro-Twitter

Ya hay gente que ha visto la utilidad de Twitter para organizar a las mentes pensantes. Cada martes de 16 a 17, se celebra en Twitter un intercambio de ideas y reflexiones. Con ayuda del hashtag #hcsmeuES, se puede seguir perfectamente el evento.

Creo que hay que usar ese potencial.

Anuncios